Buscar este blog

martes, 11 de febrero de 2014

Descubrimiento de la tumba de Kurt Knispel


Descubrimiento de la tumba  de
Kurt Knispel


Los arqueólogos del Museo de Moravia en Vrbovec han descubierto la tumba de varios soldados alemanes que cayeron en Znojemsku, entre los que se encuentran los restos de Kurt Knispel, el mejor tirador de carro de combate de la II Guerra Mundial. Entre sus restos se encontró su chapa de identificación que ha sobrevivido al saqueo que sufre este tipo de identificaciones. Knispel combatió con el Sch.Pz.Abt.503 en Moravia, no muy lejos de su lugar de nacimiento, Salisov (Checoslovaquia), logrando destruir 168 carros de combate enemigos confirmados (42 de ellos como comandante de carro y 126 como artillero). Según los registros podía hacer blanco sobre un carro de combate enemigo a una distancia de 3.000 metros.

Al igual que muchos alemanes no formaba parte del partido y tuvo problemas personales con el equipo y la disciplina, lucía pelo largo y barba. Combatió en Normandia, en Budapest fue herido de gravedad en el abdomen en Vlasatice o cerca de Nová Ves (Stronsdorf). Fue trasladado al hospital de campaña en vrbovecké que se localizaba en un colegio y allí fue donde murió al día siguiente. Knispel fue muerto el 28 de abril de 1945 y enterrado con otros soldados alemanes junto a la tapia del cementerio que hoy día es un huerto con manzanos. Otros soldados alemanes están enterrados en el cementerio de Brno.

El lugar se comenzó a explorar el otoño pasado (2012) ya que según los historiadores alemanes Knispel estaba enterrado en la zona. Con la ayuda de detectores de metales el primer cuerpo se localizó a una profundidad de 1´5 metros. En la fosa, según los registros alemanes, debía contener unos 12 o 14 soldados aunque el equipo de arqueólogos ha logrado exhumar a tan solo 7 de ellos. Junto a algunos se ha localizado su chapa de identificación que ha ayudado a ponerle nombre y a qué unidad pertenecían. Estos hombres venían del hospital porque no se ha encontrado casi nada con ellos, algunos botones, una cuchara y un par de objetos personales en sus bolsillos. Todos los cuerpos exhumados serán enterrados en el cementerio alemán de Brno.


Fuentes:
Vlastimil Schildberger

English verison

Archaeologists of the Moravian Museum in Vrbovec have discovered the tomb of German soldiers who fell in Znojemsku , among which are the remains of Kurt Knispel, the best shooter of chariot World War II. Among his remains were found her nameplate that has survived the looting that suffers this type of identification. Knispel fought with Sch.Pz.Abt.503 in Moravia, not far from his birthplace, Salisov (Czechoslovakia), thus destroying 168 enemy tanks confirmed (42 of them as a tank commander and gunner and 126). According to the records could knock on a tank enemy at a distance of 3,000 meters.

Like many Germans not part of the game and had personal problems with the equipment and discipline, sported long hair and beard. He fought in Normandy, in Budapest was seriously wounded in the abdomen in Vlasatice or near Nová Ves (Stronsdorf). He was taken to hospital in vrbovecké which was located in a school and that's where he died the next day. Knispel was killed on April 28, 1945 and buried with other German soldiers along the cemetery wall which today is an apple orchard. Other German soldiers are buried in the cemetery in Brno.

The place began to explore last fall (2012) as according to German historians Knispel was buried in the area. With the aid of metal detectors the first body was located at a depth of 1.5 meters. In the pit, according to German records, should contain about 12 or 14 soldiers but the team of archeologists has managed to exhume only 7 of them. Alongside some has located its nameplate that has helped put a name and what unit they belonged. These men came from the hospital because they found almost nothing with them, some buttons, a spoon and a few personal items in his pockets. All exhumed bodies will be buried in the German cemetery in Brno



Sources:
Vlastimil Schildberger
Ceska televize

2 comentarios:

  1. Buenas noches.
    Enhorabuena por su interesantísimo blog.
    Me alegra que los restos de este soldado por fin pueda descansar en una tumba con su nombre, algo a lo que todos deberían tener derecho.
    Joven suboficial, valiente y un tanto indisciplinado, del cual he leído una anécdota, no se si cierta, sobre cómo agredió a un guardián que estaba golpeando a un prisionero. ¿Puedo ser ese carácter rebelde que no obtuviera más ascensos y las máximas condecoraciones (Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro)?
    Muchas gracias por su labor, señor Ormeño.
    Un saludo.
    Juan

    ResponderEliminar