Buscar este blog

jueves, 26 de agosto de 2010

El bombardeo de las ciudades alemanas.


La muerte desde el cielo


Los británicos, en un primer momento, y más tarde los norteamericanos, comenzaron por probar los efectos de los bombarderos sobre las ciudades como en Mönchenglabach o en Mannhein dónde una sola bomba destruyó todo el hospital provincial. El Bomber Command estimó que se perdía muchos recursos en la localización de los blancos industriales y legítimos de modo que en 1941 se comenzó a renunciar a la localización de estos blancos pasando al bombardeo indiscriminado de las ciudades.   

Sobre Alemania; se lanzaron 1.356.828 bombas incendiarias. El profesor Lindemann recibió la confianza de Winston Churchill y lo propuso como jefe del gabinete británico al frente de los bombardeos. Lindemann presentó un informe que defendía el bombardero aéreo masivo sobre las ciudades alemanas en el marco de una campaña aérea que empezaría en 1942. El gabinete británico aceptó las directrices de Lindemann y fue Harris en encargado de llevar a cabo las doctrinas del profesor volviéndose una parte fundamental en la guerra total contra Alemania. En el informe de Lindemann se ponía como objetivo prioritario los centros industriales alemanes y destruir tantas casas como fuera posible. Viviendas de obreros que fueron arrasadas con tormentas de fuego y bombas explosivas de hasta cinco toneladas de peso. Al destruir las casas de los obreros se produciría un colapso en la industria alemana, sus cálculos mostraron que el Bomber Command de la RAF podría destruir la mayoría de las casas urbanas de Alemania. El plan resultó en un principio muy polémico antes incluso de comenzar, pero el gobierno pensó que era la única manera de atacar directamente a Alemania y además los soviéticos, acuciados por la necesidad, reclamaban a los aliados occidentales un segundo frente para distraer tropas alemanas ahora empeñadas en Rusia. Con la idea de destruir casas en 6 ataques aéreos sobre la cuenca del Rhur en 1943 dejaron sin hogar a 40.000 personas en Duisburgo el 13 de mayo, más de 50.000 en Dortmund el 24, 80.000 en Wuppertal el día 30, 140.000 en Düsseoldorf el 12 de junio, 72.000 en Krefeld el 22 y a 33.000 personas en Mülheim el día 23. En total 415.000 personas sin hogar en poco menos de dos meses.



En septiembre de 1942 Arthur Harris afirmó “No puedo esperar que con un despliegue de 600 o 700 bombarderos sucumba la mayor potencia industrial de Europa. Pero con 30.000 bombarderos la guerra sí se acaba mañana”.La ofensiva sobre el Rhur comenzó en 1943 bombardeando sus ciudades e industrias como sucedió en Remscheid. Tras el último ataque sobre la ciudad el 30 de julio 21.000 civiles habían muerto, de las 14.000 viviendas que tenía la ciudad 11.000 quedaron destruidas. Ese mismo día una formación de 273 bombarderos arrasaron el 83% de una superficie urbana donde vivían 95.000 personas. La humareda sobre la ciudad se elevó 4.500 metros en el cielo, después cayeron cinco bombas de 2 toneladas por minuto durante 45 minutos. La dotación de bombarderos que disponía el Bomber Command no permitía acabar con un objetivo de una sola vez de modo que las incursiones se repetían, así Colonia fue atacada 262 veces, Essen en 272, Dusseldorf en 243 y Duisburgo en 299.

Según el plan entre 1943 y 1944 se debería arrojar sobre Alemania 1.250.000 toneladas de bombas “25 millones de alemanes quedan sin techo, 900.000 mueren y un millón resultan gravemente heridos"

La justificación fueron varias, la destrucción de las casas de los obreros provocaría el colapso de la industria alemana y según sus estudios (de Lindemann) el Bomber Command de la RAF podría destruir la mayoría de las casas urbanas de Alemania. En un principio, el plan resultó muy polémico. Los británicos en un primer momento, y más tarde los norteamericanos, comenzaron por probar los efectos de los bombardeos sobre las ciudades como en Mönchengladbach o en Mannhein donde una sola bomba destruyó todo el hospital provincial. 




Otro de los motivos fue que el Bomber Command estimó que se perdían muchos recursos en la localización de los blancos industriales y en 1941 se comenzó a renunciar a la localización de estos blancos. En agosto, el Gobierno y el Parlamento presentaron un estudio, el informe Butt que venía a indicar la proporción de aviones que alcanzaban su objetivo con circunstancias ideales y era de un tercio. Por objetivo se entendía a partir del informe Butt un área de 8 kilómetros entorno al objetivo principal. Los ataques de pricipios de la guerra poco tenían que ver con la devastación causada, sobre todo, a partir de 1943 ya abandonada el idealismo de la correcta localización de los blancos militares legítimos .

De este modo, el domingo de Ramos de 1942 un formación de 432 bombarderos cargados con 400 toneladas de bombas, dos tercios de ellas incendiarias, se dirigieron a Lübeck. Las llamas devoraron todo lo que pudieron, muelles, grúas, almacenes y 1.500 casas históricas. En total ardieron 130 kilómetros de calles, el 62% de las casas fueron destruidas o gravemente dañadas. La catedral que databa de 1173 fue arrasada, junto con las 25.000 bombas incendiarias de racimo se empleó por primera vez la bomba de benzol y goma de 250 libras.

La ciencia se puso una vez más al servicio de la destrucción y el consejo científico de Churchill, cuya cabeza visible era el profesor Cherwell, había calculado que eran necesarias 10.000 bombas incendiarias para dejar sin techo a 22 millones de alemanes, un tercio de la población total, y acabar así con la resistencia. Según el plan entre 1943 y 1944 se debería arrojar sobre Alemania 1.250.000 toneladas de bombas. De acuerdo con las estimaciones de Portal los británicos hasta el otoño de 1942 ya habían arrojado 60.000 toneladas de bombas.

Pero no solo se trataba de atacar a la población civil y núcleos urbanos. Se idearon otros medios para incendiar las cosechas, provocar incendios forestales en la Selva Negra y bosques turingios. Sin embargo los campos alemanes resultaron demasiado verdes para que el fuego ocasionase daños y finalmente, los ingenios incendiarios ideados para tal fin (Razzley y Decker) fueron lanzados sobre las ciudades. Otro ingenio incendiario que funcionaba mejor fue una bomba líquida de 30 libras, su producción comenzó en 1940 y para 1944 se habían lanzado sobre las ciudades alemanas 30.000 bombas de este tipo. Solo media 83 centímetros de largo, de forma alargada similar a un puro podía penetrar varias plantas de un edificio al caer desde los bombarderos. Al chocar se extendía una solución viscosa de benzol y goma que cubría una superficie de 40 por 50 metros, al arder esta solución era inextinguible por medios caseros. 



Otro de los objetivos "militares" para los británicos fueron las presas del Rhin. Los primeros objetivos fueron los diques del valle de Möhne y los del valle de Sorpe, a 17 kilómetros de distancia. Ambos proporcionaban el 70% de las necesidades de la cuenca del Rhur y agua potable para 4 millones de personas. Más grandes aún eran las presas de valle de Eder con una capacidad de 202 millones de metros cúbicos de agua. La voladura de este embalse cortó la navegación fluvial por el tramo superior del río Weser, secó el río Ackerbau y anegó la ciudad de Kassel. En total 210 millones de toneladas de agua se tragaron la vida de 1.300 civiles. Nueve meses después de esto los británicos contemplaron la posibilidad de atacar Alemania con agentes bacteriológicos, con bombas de 1´8 kilos rellenas de esporas de carbunco, media docena de bombarderos podrían transportar la cantidad suficiente para aniquilar todo en un radio de 2´5 kilómetros cuadrados y hacer esta área inhabitable en lo sucesivo. Estas armas se encargaron a EE.UU. el 8 de marzo de 1944 pero el desembarco en Normandía terminó, afortunadamente, con su futuro empleo.

Los ingleses habían descargado en nueve meses la mitad del tonelaje que habían lanzado durante los 60 anteriores, desde el comienzo de la ofensiva sobre el Rhur hasta finales de 1943 se había matado a 8.100 civiles al mes, pero esta escalofriante cifra aumentó hasta los 13.500 a partir de julio de 1944. Los preparativos para el desembarco de Normanía provocó bombardeos sobre objetivos franceses matando a 120.000 civiles franceses. Bucarest fue atacada el 17 de abril de 1944 matando a 12.000 civiles en el ataque.

Con la ofensiva terrestre bloqueada entre septiembre y diciembre de 1944 la flota de bombarderos aliados exterminaron a 107.000 civiles, solo un año antes en ese mismo lapso de tiempo acabaron con la vida de 23.500 personas.Durante el último año de guerra los americanos lanzaron un promedio de una tonelada de bombas cada minuto, 165.000 toneladas entre el 16 de septiembre y el 31 de diciembre de 1944. Los británicos, por su parte, arrojan 265.000 toneladas más con su flota de 72.800 aparatos entre agosto y diciembre del mismo año. La segunda ofensiva sobre la cuenca del Rhur comenzó el 18 de febrero bombardeando la ciudad de Wesel, con 24.000 habitantes, en tres oleadas consecutivas. Tras los ataques el 97% de la ciudad fue destruida por completo y al final de la ofensiva sobre el Rhur entre octubre y diciembre 15.000 civiles habían muerto por los bombardeos aliados. El 12 de marzo el objetivo de 1.108 bombarderos fue Dortmund de la que desapareció un área de un kilómetro de ancho por cinco de largo por la acción de 4.158 toneladas de bombas. Durante 1944 los bombardeos causaron la muerte de 127 civiles al día, pero esta cifra aumentó hasta las 1.023 personas entre enero de 1945 y el final de la guerra.

Esotos son solo unos pocos datos de la devastación causada sobre las ciudades alemanas y su población civil.

La ciudad de Hambuergo tras los bombardeos. Los bombardeos realizados entre el 27 y el 29 de julio de 1943 consumieron 9 millas cuadradas de ciudad bajo las llamas dejando 45.000 muertos y más de un millón de residentes sin hogar.

La ciudad de Dresden tras el devastador bombardeo de 1945




Bibliografía
TERRAINE, J. “The right of the line” Londres, 1988 
MaC BEAN, J; HOGBEN, A.“Bombs gone. The development and the use of British air-dropped weapons from 1912 to the present day”, Wellingborough, 1990 
FRIEDRICH, J. The Fire. The bombing of Germany 1940-1945” Columbia University Press, 2002


English version

The British, at first, and later the Americans, began to test the effects of bombing on the cities like Mannheim Mönchenglabach or where one bomb destroyed the entire provincial hospital. The Bomber Command estimated that lost heavily in the location of legitimate industrial targets and so in 1941 he began to give the location of these targets from the indiscriminate bombing of cities.

About Germany threw firebombs 1,356,828. Professor Lindemann was Winston Churchill's confidence and proposed as head of the British cabinet in charge of the bombing. Lindemann presented a report that advocated massive aerial bombing on German cities as part of an air campaign to begin in 1942. The British Cabinet accepted guidelines Harris Lindemann and was responsible for carrying out the doctrines of the teacher becoming a fundamental part in the war against Germany. Lindemann's report is put as a priority the German industrial centers and destroying many homes as possible. Housing workers who were leveled by fire storms and explosive bombs of up to five tons. By destroying the homes of the workers would be a collapse in German industry, their calculations showed that the RAF Bomber Command could destroy the majority of urban households in Germany. The plan was initially highly controversial even before you start, but the government thought it was the only way to attack Germany and also directly to the Soviets, beset by necessity, the Western allies demanded a second front to divert German troops now committed in Russia. With the idea of ​​destroying six houses in airstrikes on the Ruhrgebiet in 1943 left 40,000 people homeless in Duisburg on 13 May, more than 50,000 in Dortmund 24, 80,000 in Wuppertal on 30, 12 Düsseoldorf 140,000 June 72 000 Krefeld 22 and 33,000 people in Mülheim on the 23rd. In total 415,000 people homeless in less than two months.

In September 1942 Arthur Harris said "I can not wait for a deployment of 600 to 700 bombers succumb largest industrial power in Europe. But with 30,000 other bombers war ends tomorrow. "The attack on the Ruhr in 1943 began bombing their cities and industries as in Remscheid. After the last attack on the city on July 30 civilians were killed 21,000 of the 14,000 houses that the city had 11 000 were destroyed. That same day a formation of 273 bombers devastated 83% of an urban area where 95,000 people lived. The smoke rose over the city 4500 meters in the sky, then dropped five bombs of 2 tons per minute for 45 minutes. The provision of bombers available to the Bomber Command did not allow a goal to end at once so that the raids were repeated, and Cologne was attacked 262 times, 272 Essen, Dusseldorf and Duisburg in 243 in 299.

Under the plan between 1943 and 1944 should be shed on Germany 1,250,000 tons of bombs "25 million Germans left homeless, 900,000 killed and seriously injured a million"

The justification was several, destroying the homes of workers would cause the collapse of German industry and according to their studies (Lindemann) Bomber Command of the RAF could destroy most of the townhouses in Germany. Initially, the plan proved highly controversial. The British at first, and later the Americans, began by testing the effects of the bombing of cities like Mannheim Mönchengladbach or a single bomb which destroyed all the provincial hospital.

Another reason was that Bomber Command estimated that they lost heavily in the location of industrial targets and in 1941 began to give the location of these targets. In August, the government and parliament presented a study, the report Butt who came to indicate the proportion of aircraft that reached their target with ideal conditions and was third. Intended to be understood from the report Butt an area of ​​8 km around the main objective. Pricipio attacks of the war had little to do with the devastation, especially from 1943 and abandoned the idealism of the correct location of the legitimate military targets.

Thus, on Palm Sunday 1942, a formation of 432 bombers loaded with 400 tons of bombs, two thirds of them incendiaries, went to Lübeck. The flames devoured everything they could, docks, cranes, warehouses and 1,500 historic homes. In total 130 km of streets were burned, 62% of homes were destroyed or badly damaged. The cathedral, dating from 1173 was destroyed, along with the 25,000 cluster bombs were used incendiary first pump benzene and rubber 250 lbs.

Science was once again the service of destruction and the Scientific Council of Churchill, whose figurehead was the teacher Cherwell, had estimated that 10,000 incendiary bombs were necessary to leave 22 million homeless Germans, one third of the population total, and thereby put an end to resistance. Under the plan between 1943 and 1944 should be shed on Germany 1,250,000 tons of bombs. According to estimates by the British Home until autumn 1942 and had dropped 60,000 tons of bombs.

But not only tried to attack civilians and cities. Other means were devised to set fire to crops, forest fires in the Black Forest and Thuringian forests. However the German camps were too green for the fire damage and finally, the incendiary mills designed for this purpose (Razzley and Decker) were dropped on the cities. Another incendiary wit worked best was a liquid pump 30 pounds, his production began in 1940 and 1944 were launched on German cities such pumps 30,000. Only 83 half inches long, elongated like a cigar could penetrate several floors of a building falling from the bombers. At the crash spread a viscous solution of benzene and rubber covering an area of ​​40 by 50 meters, this solution was unquenchable burning for home media. Another objective "military" for the British were the prey of the Rhine. The first targets were dams and valley Mohn Sorpe Valley, 17 miles away. Both provide 70% of the needs of the Ruhrgebiet and drinking water for 4 million people. Bigger still was the Eder valley dams with a capacity of 202 million cubic meters of water. Blowing up this reservoir cut river navigation by the upper stretch of the river Weser, the river dried Ackerbau and flooded the city of Kassel. In total 210 million tons of water engulfed the lives of 1,300 civilians. Nine months after that the British considered the possibility of attacking Germany with bacteriological agents, with 1.8 kilos bombs filled with anthrax spores, half a dozen bombers could deliver enough to destroy everything within a radius of 2.5 kilometers square and make the area uninhabitable in the future. These weapons were ordered to the U.S. on March 8, 1944 but ended up landing in Normandy, fortunately, with their future employment.

The English had downloaded nine months half of the tonnage they had launched during the previous 60 since the beginning of the attack on the Ruhr until the end of 1943 to 8,100 civilians killed per month, but this staggering figure increased to 13,500 to As of July 1944. Preparations for the landing of bombing targets Normania French led to 120,000 French civilians killed. Bucharest was attacked on April 17, 1944, killing 12,000 civilians in the attack.

With the ground offensive blocked between September and December 1944 the fleet of Allied bombers wiped out 107,000 civilians, one year before in the same period of time took the lives of 23,500 personas.Durante the last year of war the Americans launched an average one ton of bombs every minute, 165,000 tons between September 16 and December 31, 1944. The British, meanwhile, shed more than 265,000 tons with its fleet of 72 800 aircraft between August and December of that year. The second attack on the Ruhr Basin began on February 18 bombing the city of Wesel, with 24,000 inhabitants in three consecutive waves. After the attacks, 97% of the city was completely destroyed and the end of the attack on the Ruhr between October and December 15,000 civilians were killed by Allied bombing. The March 12 target of 1,108 of the bombers was Dortmund who disappeared an area a mile wide and five long and the action of 4158 tons of bombs. During 1944 bombing killed 127 civilians a day, but this figure increased up to 1023 people between January 1945 and the end of the war.

These are just a few data on the devastation of German cities and civilian population.

bibliography
TERRAINE, J. “The right of the line” Londres, 1988 
MaC BEAN, J; HOGBEN, A.“Bombs gone. The development and the use of British air-dropped weapons from 1912 to the present day”, Wellingborough, 1990 
FRIEDRICH, J. The Fire. The bombing of Germany 1940-1945” Columbia University Press, 2002
 

8 comentarios:

  1. Muy buena entrada javier. Esta política de destruir las viviendas de los obreros la desconocía.
    Muchas felictaciones por este blog que parece ser de una calidad y un rigor académicos.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola javier

    excelente y aberrante info.. definitivamente la historia la escriben los vencedores

    te tengo una pregunta, tienes a mano el ratio de bombarderos derribados en estas operaciones en el 43-44? es decir, que proporcion de los que salian no volvian..? imagino que a los estadounidenses en su misión diurna les iria peor, especialmente antes de los cazas de gran alcance..

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os haya gustado la información sobre el tema. Buscaré los datos de pérdidas de bombarderos pesados.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el artículo, como gran aficionado a la aviación tambien me interesaría mucho los datos de las perdidas de bombarderos. Javier es verdad que la historia la escriben los vencedores pero no podemos olvidar que en una guerra( y mas aún en una de estas dimensiones) todos los bandos cometen atrocidades, no nos olvidemos de las cometidas por los alemanes, rusos, etc....
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Aproximadamente se perdieron unos 6.000 bombarderos pesados (B-17 y B-24)durante la contienda en misiones de combate. Otros 2.000 fueron baja debido a accidentes por daños recibidos o accidentes. Además de estos, se perdieron otros 500 bombarderos medios y 2.500 cazas. (aprox.)

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo.
    Ciertamente el bombardeo sobre la población civil por parte aliada es un tema polémico y espinoso. Yo creo que era necesario. Se tenía que terminar con el régimen criminal nazi con todo el armamento necesario y los bombardeos eran una manera más. Es cuestionable si realmente tenían eficacia o no, pero lo que sí es incuestionable es que diversificaron los recursos alemanes, tanto en su aviación (que con el tiempo dejó prácticamente de existir), como por la cantidad de artillería (antiaérea) que no acababa en el frente. Sin contar con los recursos acaecidos en la reconstrucción y mantenimiento de las infraestructuras destruidas. Pero los campos de concentración y de exterminio, las políticas racistas llevadas hasta el extremo del exterminio de poblaciones enteras (judías, polacas, eslavas), su homofobia o el expolio de toda nación conquistada (obras de arte, materias primas y manufacturadas o simplemente mano de obra esclava) son razones para acabar con cualquier medio con ese gobierno. Si no se hubiera derrotado: ¿cuántas personas hubieran muerto por su insana manera de pensar? No olvidemos que la mentalidad antisemita y racista hacia los pueblos del este estaba en el germen del nacionalsocialismo y del credo de Hitler, como ya lo dejó claro en Main Kampf.

    http://librosenguerra.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. por desgracia asi como hubo alemanes malos también murieron buenos y la guerra no distingue entre malos y buenos

    ResponderEliminar
  8. Llorenc mezclas acontecimientos y tiempos. Cuando empezaron los bombardeos para aniquilar a la población alemana no se conocía la existencia de campos de exterminios (fue más bien al final de la guerra) y los expolio no creo que sea una razón para ello. No existe excuso por lo que hicieron igual que tampoco por lo que hicieron los nazis.

    ResponderEliminar